Haz tu propio Envejecido

Cambia de aspecto una simple pieza de madera, con un poco de pintura y unos cuantos detalles. Dale personalidad a un marco de fotos, a un espejo o a cualquier pieza. Añádele historia, en tan sólo un ratito. ¿Vamos allá?

En esta ocasión hemos elegido una caja para pañuelos de papel, una espejo tipo malma, y un pequeño marquito de fotos. Como es para un encargo, lo personalizaremos del todo con el nombre.

Los materiales que vamos a necesitar serán: bases de madera, en este caso, las que hemos dicho anteriormente. También utilizaremos letras y piezas de madera sin tratar, servilletas de papel, pintura roja, pintura marfil, pintura dorada, barniz transparente, cola blanca, medium para decoupage, lija fina para madera, tijeras y pinceles.

Empezamos lijando todas las piezas de manera suave. Eliminamos cualquier resto de polvo que pueda quedar. En el espejo ponemos en el borde del cristal una cinta de pintor para evitar mancharlo con la pintura.

Damos la primera capa de pintura, en este caso utilizamos la más oscura, que sería la roja.



Una vez tenemos todas las piezas pintadas, dejamos que se seque según las instrucciones del fabricante de la pintura utilizada.
Mientras, vamos a preparar las letras, las flores y los corazones, utilizando la técnica del decoupage.

Elegimos una servilleta acorde en el color, en rojo, que hace un degradado en el mismo color, con detalles dorados.

Separamos la capa del dibujo de la servilleta, desechando el resto de capas. La manipulamos con mucho cuidado, ya que es muy fina.

Aplicamos en la pequeña pieza la cola para decoupage.

A continuación, con suavidad, aplicamos la servilleta de manera muy suave, y con la yema del dedo alisamos el papel, procurando que no se nos pegue al dedo. Una vez hecho, damos unos cortes al papel, para poder facilitar la adaptación a las formas de la pieza.

Aplicamos la cola por la parte trasera, y con ayuda del pincel vamos adaptando la servilleta. Lo hacemos con todas las piezas.

Las dejamos secar. Y volvemos a los marcos y la caja, que ya estarán secos. Ahora les vamos a dar unos brochazos aleatorios, sólo por algunas zonas, con el craquelador. Al gusto.

Dejamos que seque unos 30 minutos, dependiendo de las instrucciones del fabricante. Y le damos la segunda capa de pintura, en este caso será un color marfil. Lo hacemos a brochazos desiguales, sin insistir, pero que cubra más o menos la base roja.

Podremos ver el craquelado enseguida. Dejamos que seque.

Y ahora le vamos a dar unas pinceladas sueltas en pintura dorada.

Una vez seca la pintura dorada, lo lijamos dejando que se levante levemente la pintura blanca, dejando ver la capa roja. Al gusto.
A continuación aplicamos cola blanca para pegar las letras, las flores y los corazones.

Y finalizamos aplicando barniz transparente, en este caso es brillante, en varias capas, dejando secar entre una y otra, hasta que obtengamos el resultado esperado.

Y ahora podremos enmarcar una preciosa foto.

Contemplar con detalle nuestro maquillaje o la posición de nuestros pendientes, en un precioso espejito que es más tuyo que nunca.

Y los siempre útiles pañuelitos de papel, los querrás tener en un sitio preferencial para lucir lo que tus manos han logrado crear de una simple caja.

Un precioso conjunto, para donde tú quieras ponerlo, a tu gusto, y con mucha mucha personalidad.

Esperamos te haya gustado nuestra idea para hoy. Seguimos preparando cosas para ti.

Todos los materiales los puedes encontrar en nuestra tienda. ¡A los mejores precios!.

Esta entrada fue publicada en Hazlo tú y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.